¿Por qué no deberías comprarte un terminal con pantalla 2K? - Android Curioso
» » ¿Por qué no deberías comprarte un terminal con pantalla 2K?

¿Por qué no deberías comprarte un terminal con pantalla 2K?

snekone 11 de abril del 2015 Noticias No hay comentarios
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars ¡Sé el primero en calificar!
Loading ... Loading ...

Interfaz de usuario del LG G3

Hace poco menos de un año me compré, una semana después de su lanzamiento, un LG G3. Este terminal destacaba por ser la apuesta de LG por la gama premium y, de hecho, lo adquirí durante la promoción en la que te regalaban un LG G Watch. Entre otras cosas, el LG G3 cuenta con una pantalla QuadHD –o 2K– que ofrece una calidad de visionado magnífica y mejora en gran medida el consumo multimedia. O al menos, eso dicen.

Cuando estamos hablando de smartphones estamos hablando de dispositivos con capacidades limitadas, que dependen de una batería y de un hardware que, aunque va avanzando, sigue teniendo sus límites. Tras un año con este terminal, y de manera totalmente personal, me gustaría contaros los motivos por los que no me volvería a comprar un teléfono con pantalla 2K.

No hay contenido 2K

En primer lugar, simple y llanamente, no hay contenido 2K. ¿Para qué necesito una pantalla 2K cuando no hay contenido en esta resolución que pueda disfrutar? Sí, es cierto que en YouTube hay vídeos en 2K, pero no dejan de ser demos o ejemplos de vídeos grabados en esta resolución, y yo no quiero ver demos, sino que quiero ver una película, una serie o un documental.

Pantalla Samsung Galaxy Note 4

En este caso, y teniendo en cuenta la disponibilidad de contenido multimedia que hay actualmente, creo que comprar un teléfono con resolución FullHD nos permitirá ver lo mismo que veríamos en una pantalla 2K pero con la calidad adecuada. Hasta que no se explote la tecnología 2K y 4K, de poco –o nada– sirve una pantalla de esta resolución en un teléfono. No podemos adelantar una tecnología sin que haya algo con lo que sacarle provecho.

Afecta a la calidad y al rendimiento

En segundo lugar, una pantalla 2K afecta a la calidad y al rendimiento. No hay videojuegos ni aplicaciones que requieran de esta resolución, sino más bien todo lo contrario. Si descargamos un juego en FullHD y lo usamos en una pantalla QuadHD, el terminal debe redimensionar la imagen, lo que hace que esta se estire y, por tanto, pierda calidad y detalle. No es lo mismo jugar a 1080p en una pantalla FullHD que una 2K, y eso se nota si eres un poco tiquismiquis –como yo– en los detalles, en las sombras y, cómo no, en el rendimiento, que es bastante peor.

Si alguna vez has jugado a un videojuego en un dispositivo con resolución 2K te habrás dado cuenta de que el teléfono se calienta mucho más, de que el rendimiento es bastante peor que en una pantalla FullHD y de que no notas una mejoría con respecto al 1080p. Volvemos a lo mismo que antes, de nada nos sirve una pantalla 2K sin aplicaciones y juegos con los que sacarle provecho.

La batería se ve altamente perjudicada

Aunque, de todas formas, pongámonos en el caso de que hubiese contenido 2K suficiente para que comprarse un teléfono con esta resolución nos fuese rentable y que el rendimiento fuese bueno. En tercer lugar, ¿para qué quiero una pantalla 2K en mi smartphone cuando la batería se va a ir en cuestión de minutos? Para nada. Os comento mi situación con mi LG G3. Para poder ver contenido 2K en condiciones –los vídeos de demostración– tengo que subir el brillo al máximo para poder notar una mínima diferencia y, obviamente, dejar la pantalla encendida.

Batería Samsung Galaxy Note 4

Es decir, debo gastar un montón de batería para ver un vídeo de dos minutos –un 3% de batería, para ser exactos–. Estamos hablando de un teléfono que depende de una batería muy limitada y que tiene que servirnos para todo el día y para cualquier cosa, ya sea hacer una llamada, mandar un WhatsApp, ver un vídeo o publicar un tweet. A nivel personal, prefiero conseguir las ocho horas de pantalla que mi hermano consigue con su bq Aquaris E5 FHD que tener un móvil para ver vídeos en 2K, pero obviamente es cuestión de preferencias.

Estos son los motivos por los que no me volvería a comprar un terminal con pantalla 2K. Es cierto que después hay ROMs personalizadas que mejoran algo el rendimiento o la batería, de hecho, es el método que yo sigo, pero eso es para usuarios avanzados. Un usuario que se compre un terminal de la gama premium busca rendimiento y calidad, y son dos cosas que salvando algunas excepciones, como el Samsung Galaxy Note 4, no vamos a encontrar, al menos de momento.

¿Y tú, qué piensas? ¿Te convencen las pantallas 2K?

¿Y tú que piensas? Pásate por ¿Por qué no deberías comprarte un terminal con pantalla 2K? para dejar tu huella.

Puedes unirte a nosotros en Twitter, Facebook o en Google+

Publicado recientemente en Andro4all

snekone

snekone